Virginia Woolf, una biografía en cómic

Comic de Virginia Woolf

Novelista, ensayista, e incluso escritora de cuentos. Tremendamente crítica pero clara y directa además de intensamente feminista en lo personal. Así era Virginia Woolf, una de las escritoras más cautivadoras e influyentes de la literatura inglesa contemporanea y figura preferente de las letras del siglo XX.

Compleja como pocas, su lectura podría considerarse tan poco fluida como intensa y profunda pues en todos sus libros plasmaba sus arrolladores pensamientos en una vorágine de ideas, en un torbellino de palabras formadas por su obsesión por escribir y contar el día a día que la rodeaba, por reflejar el irrevocable camino que la vida le marcaba en un mundo desalentador para ella.

Nadie podría haber deseado aquel trágico fin para ella, tan cultivada en el conocimiento, fundadora y miembro de pleno derecho del conocido club Bloomsbury que aglutinó a algunas de las mentes más claras del panorama literario británico de principios del siglo XX.

Cuando Virginia Woolf llenó de piedras los bolsillos de su abrigo y se dirigió hacia el río Ouse para acabar allí su peregrinaje por este mundo, finalizaba, aquel 28 de marzo de 1941 la historia de una gran escritora, pero comenzaba el mito de una leyenda única en el mundo de las letras. Atrás quedaban su Señora Dalloway y su Orlando, pero por delante daba los primeros pasos un símbolo feminista sin igual en una época dura, muy dura, para las mujeres. En aquel momento, la literatura moderna tal y como se conocía cambió.

Con el lanzamiento de este cómic dedicado a ella, una biografía hecha historia gráfica de la mano de la editorial Impedimenta, con la que inaugura una nueva sección dedicada a grandes clásicos y titulado “El chico amarillo“, podremos acercarnos a su figura, conocer algo de su vida. Sin embargo, la belleza de esta escritora radica en la complejidad de sus pensamientos, en su forma de ser, en su visión del mundo.

¿Es capaz un cómic de expresar gráficamente algo tan íntimo? ¿será capaz una historia gráfica de alcanzar ese grado de profundidad necesario para reflejar fielmente el particular mundo de Virginia Woolf? mucho me temo que querer resumir una vida tan intensa a través de viñetas será una labor harto difícil cuyo resultado finalmente sea satisfactorio quizás solo para niños o para adultos que quieran tener una vaga idea de quién era esta escritora.

Muchas veces he dudado de la validez de un medio como los cómics para plasmar literatura clásica. El alma, el espíritu que rezuman los libros en su historia original se pierden a través de los dibujos, más que nada, porque el cómic obliga a resumir, a sacar solo lo más importante, perdiendo los detalles. En este caso, además, se une la dificultad de no tratarse de una historia ficticia, sino de una biografía, de una vida trágica en la que fueron precisamente los detalles, su dura infancia, los abusos de su hermanastro, o su bisexualidad, lo que predestinó su futuro. Sí, el cómic no deja de mencionarlos, pero no deja de ser una aproximación a esos momentos tan especiales.

Valga al menos que tras la elaboración de este cómic está la mano y el guión de Michéle Gazier, escritora, y el dibujo de Bernard Ciccolini, coautor entre otros de la última edición de otro clásico, Cyrano de Bergerac.

Como su misma autora dijo, es un desafío. Sí, un reto encontrar la poesía que tuvo la vida de Virginia Woolf en unos dibujos…

Virginia Woolf en comic 2

Imprimir este artículo

Tags: ,

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top