Las aventuras del teniente Blueberry

blueberry

Bebedor, jugador, mujeriego, fullero, indisciplinado, camorrista o protestón define la personalidad del teniente Blueberry, personaje que da nombre, para los que muchos consideran, al mejor cómic de género western de la historia del medio.

Serie que nació en 1963 de la mano del guionista Jean-Michel Charlier, que en un principio iba a publicarse bajo el nombre de “Fort Navajo” en la revista Pilote. Charlier eligió a un novato para el aspecto gráfico, al joven ilustrador comercial Jean Giraud, que un futuro sería conocido como Moebius, al guionista le había gustado el trabajo que Giraud había elaborado para el Western “Jerry Spring”. Después, la serie cambio de nombre y lo que paso a continuación es de sobra conocido, comenzó la gesta no solo de uno de los cómics más importantes de Europa sino la carrera de uno de los dibujantes igual de importante.

Para no adelantar acontecimientos y chafar el argumento a los nuevos lectores que deseen recuperar la serie me centrare en el comienzo, se debe tener muy en cuenta que es una colección que debe leerse los álbumes de seguido, a causa de su continuidad. No son álbumes independientes que puedan leerse al azar.

El guionista sitúa la historia en un contexto histórico reconocido, a pesar de las licencias artísticas obligadas en toda ficción los acontecimientos históricos son respectados.

Las aventuras del teniente Blueberry comienzan con el álbum Fort Navajo en el año 1861, coincidiendo con la revuelta en ese mismo año de Cochise, jefe de los apaches chiricahua, revuelta que en los EE.UU. será conocida en el futuro como las Guerras Apaches.

Cochise, un leñador que trabaja en una parada de diligencias, es acusado por el teniente Bascom erróneamente del secuestro de un niño de 12 años. Tras una serie de malentendidos todo deriva en matanzas por ambas partes.

Uno de los episodios más despreciables fue cuando, al mando de Wiliam S. Dury, machacaron un campamento apache matando a todos sus habitantes, incluyendo mujeres y niños. Indignado, el presidente Ulises S. Grant, envió a un comisionado para tratar de negociar con Cochise y se terminaran las matanzas y posteriores venganzas.

blueberry

Todo esto es lo que se cuenta en los álbumes de Blueberry, el más avispado se habrá dado cuenta que si tras la muerte de Cochise, Gerónimo toma el poder, y uno de los últimos álbumes de la colección se llama Gerónimo, deja claro que Jean-Michel Charlier tiene intención de contarlo todo.

Lógicamente, como comentábamos al comienzo, las licencias artísticas son obligadas, por ejemplo el teniente Blascom en la realidad se trato de un inexperto joven de 25 años que apenas llevaba cuatro meses en campaña –de ahí sus errores continuos- en Blueberry se convierte en un teniente de más edad y experto en apaches. La muerte de Cochise –murió de muerte natural- no fue como la cuenta el guionista, y por supuesto el teniente Blueberry –personaje ficticio- es el principal negociador de la comisión enviada por el presidente norteamericano. Y así nos daría para varios post.

También se debe tener en cuenta que no todos los álbumes tratan sobre las guerras apaches, el western más clásico también sacude las páginas dibujadas por Jean Giraud, un gráfico magistral con un Blueberry con rasgos físicos demasiado cercanos al actor Jean Paul Belmondo. Muchas de las historias bajo influencias cinematográficas, de películas y autores de lo más clásicos, un ejemplo es “El hombre de la estrella de plata” que recuerda bastante a “Río Bravo” de Howard Hawks.

Otro de los grandes aciertos por parte del guionista es crear personajes con una personalidad real, ni los buenos son tan buenos, ni los malos son tan malos. La presentación de Blueberry en el primer álbum de forma magistral, es prueba de ello. Tras ser acusado el teniente de hacer trampas en una partida de cartas, otro militar ayuda a Blueberry contra los acusadores, después de matar a los difamadores, Blueberry no tiene escrúpulos en reconocer que efectivamente había hecho trampas.

Analizar toda la obra de Blueberry nos daría para mucho tiempo, será mejor dejar al lector que descubra por primera vez la serie, guiones con una frescura igual que en 1963, y un dibujo realista y detallado bajo una narrativa que funciona como la maquinaria de un reloj suizo.

He dedicado este post a “Las aventuras del teniente Blueberry”, no confundir con “La juventud del teniente Blueberry” y “Marshall Blueberry”. He tenido en cuenta la edición de Grijalbo, actualmente descatalogada.

Título: Las aventuras del teniente Blueberry
Autor: Jean-Michel Charlier / Jean Giraud
Editorial: Norma
Elaboración: 29 álbumes en cartoné, color, 48 páginas
PVP: 12.00 €
Fotos: Edición Grijalbo

Imprimir este artículo

Tags: ,

2 comentarios

Comments RSS

  1. punicher dice:

    uno de los mejores cómics que he leido en mi vida, apasionante de principio a fín, sus personajes enganchan, tanto el principal como los secundarios, un cómic imprescindible!

  2. Pepe Gómez dice:

    El artículo está tan mal escrito que no se sabe de qué estás hablando salvo porque el título del mismo es el que es.

    Es cuanto menos gracioso leer cosas como que Charlier eligió a “un joven ilustrador comercial” llamado Giraud para el trabajo del dibujo porque le gustó su trabajo en “Jerry Spring”. Debió quedar francamente impresionado, si señor. Y por supuesto que no sabrás ni quien es Jijé ni lo que supuso su figura en la decisión de que Giraud, uno de sus aprendices, dibujase la serie (en vez de él).

    El comentario sobre el título de uno de los últimos álbumes no tiene precio y hace a uno preguntarse si has leído más de tres páginas del primer álbum o sencillamente te has limitado a ir copiando malamente textos que has leído por ahí.

    Saludos sin acritud.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top