Cages de Dave Mckean

cages

Cages o Jaulas, sin lugar a dudas, para la crítica en cómic se trata de una de las obras maestras de este arte. Obra extensa elaborada entre 1990 y 1996, y publicada en España por primera vez en un solo volumen en 1998. La obra más personal de su autor, un producto intimista que Dave McKean utiliza como un vehículo para la reflexión sobre la vida y el arte.

Tomo el papel discrepante en referencia a Cages, no solo me parece una obra fallida y pretenciosa, sino confusa –y no aludo en este caso a que sea de difícil lectura- y por encima de todo aburrida.

McKean, como los maestros del renacimiento, es un artista independiente y completo, la ilustración, el cine, la música o la fotografía son las artes que ha tocado y en las que ha triunfado.

Las portadas que hizo para The Sandman le abrieron una puerta a la crítica y la miscelánea de estilos que definía su rasgo lo catalogó como un autor propio y diferente al resto.

Batman: Arkham Asylum lo consagro al gran público, obra gráficamente llamativa, pero nula narrativamente y un texto de Grant Morrison que se quedaba a medio gas, novela gráfica destinada solamente como regalo de navidades, pero claro, esta es solo mi opinión.

cages

Es luego cuando centra todo su potencial en su proyecto más personal, Cages, que al igual que el resto de su producción la mezcolanza de estilos está presente, incluida las influencias que recibe del gráfico de Breccia.

Como ya habíamos hecho referencia más arriba, Cages es una obra de difícil lectura, independientemente de toda la simbología de la que pudiera hacer uso el autor -remitimos un estudio de la misma a otro bloggero con pretensiones de elaborar una reseña más constructiva- eso no impide que esta obra magna alcance cuotas altamente tediosas.

Largas conversaciones que no ayudan a avanzar la historia; combinaciones de estilos magníficamente ilustrados, con otros que solamente están a la altura del gráfico expuesto en un fanzine vulgar; querer amontonar demasiada información, incluida aquella que esta fuera de la historia; o demasiadas viñetas que sobran son algunos de los aspectos que adormecen al lector de Cages.

El buen crítico que ampare Cages seguro que encontrara una justificación para cada pega, pero hay un par de pruebas muy sencillas que podemos hacer, coger Cages y comenzar a leer y averiguar hasta que página somos capaces de mantener la atención. Y una segunda contar el número de veces que el lector más osado es capaz de releer Cages.

Cages cuenta la historia de varios personajes, todos ellos artistas –música, escritura y pintura están representadas-, que comparten vidas en un mismo edificio. A través de ellos el autor delibera sobre el arte y la vida misma en una historia que es gótica, kafkiana y enigmática, con algunos personajes secundarios, como la portera, que recuerda a una obra como El quimérico inquilinoRoland Topor-.

Título: Cages
Autor: Dave McKean
Editorial: Norma
Elaboración: Tamaño álbum europeo cartoné. 496 páginas. Color.
PVP: 51.50
Fotos: Norma Editorial

Imprimir este artículo

Tags: ,

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top