Batman: Los archivos negros

batman, los-archivos-negros

La creación del Comics Code Authority en 1954 significaría una falta de creatividad en los autores que habría de notarse en la baja calidad de sus obras o en la desaparición de colecciones míticas como EC. No pretendo justificar la mala calidad de una obra comprendida entre las décadas de los cincuenta y sesenta, la idea originaria del Comics Code Authority era honrada, con la pretensión de que aquellas lecturas destinadas a un lector menor de edad fueran más pedagógicas que un ensalzamiento de las malas artes. El problema radica en la interpretación de lo que es bueno o malo, y sobre todo no respetar la inteligencia del lector, sea o no menor de edad.

Un ejemplo en una de las normas de este código, la que indicaba que no había que presentar a un criminal de forma que el lector deseara imitarlo, salta a la vista la ambigüedad de la norma, ¿Cómo diferenciar si un lector idolatra o no al Joker? También estaban prohibido la desnudez y las poses inapropiadas, sobre lo primero hoy día sabemos –alguno todavía no quieren saberlo- que un desnudo en el cómic ni debe ser soez ni perturba la mente de ningún lector, prohibir la educación sexual es de lo más idiota, y sobre lo segundo la confusión es total, ¿Cómo definir pose inapropiada?

Así podríamos seguir hasta que se nos pusiera los mofletes colorados por la vergüenza ajena de algunas de las propuestas del código.

¿Y que tiene que ver esto con el cómic de Batman que tratamos en este post?


Los archivos negros compila una selección de historias de la serie regular de Batman comprendidas entre 1951 y 1964, cuando el Comics Code Authority se fijo también en Batman y obligó a sus autores a reformar al personaje, a arrancarlo de los recodos oscuros por donde se movía, eliminar los equívocos psicológicos que definían a Batman, dejar fuera de lugar la hombría de Bruce Wayne o limpiar Gotham City de psicópatas que podían ser imitados por el lector.

los-archivos-negros interior

Los guionistas o más bien Bill Finger (co-creador de Batman) debía satisfacer el mercado de historias que cumplieran la normativa impuesta e iniciada por el doctor en psiquiatría Fredric Wertham. Fue necesario buscar nuevos antagonistas y elaborar historias más infantiles, de esa manera se vería a Batman resolviendo los casos más extravagantes que la mente de un guionista se le pudiese ocurrir, extraterrestres, seres de otras dimensiones, monstruos de lo más extraños… o historias aún más inverosímiles y que no cuajaban con el personaje, llenaron las páginas durante los años cincuenta y bien entrados los sesenta.

los-archivos-negros

Hoy día cuando se habla, por ejemplo, de Batmito, se le recuerda con añoranza, como una frikada de Bill Finger y Sheldon Moldoff, y muchos lectores pretenden dar culto al personaje. Pero Batmito no es el resultado de unos autores creando un personaje de culto, es el resultado de cómo la censura puede lograr qué un guionista y un dibujante caigan en la mayor estupidez por está obligados a moverse dentro de los parámetros del dichoso código que ha hecho más mal que bien.

El resultado de esta compilación de títulos, por mucho que le cueste a sus editores, es una muestra de la decadencia, no solamente de Batman, sino del cómic en general, consecuencia de aquellos que quisieron imponer su moral por encima del resto. No debiera ser la calidad del contenido el interés de la compra de este volumen, sino la curiosidad histórica de conocer esta etapa, de ver hasta donde podía decaer un personaje que estaba muy bien asentado y tenía el cariño del lector de su parte.

los-archivos-negros

Centrándonos en el contenido de Los archivos negros resaltamos algunas historias de las 12 seleccionadas. Por una parte Batman… ¡Jefe indio! (1954, France Herron / Sheldon Moldoff), a la que corresponde la segunda ilustración incluida en este post. En ella el dúo dinámico se ve envuelto en una refriega con intervención de Los Sioux, el anacronismo –algo común en toda esta etapa- y la ridiculez se combinan para que el Dúo Dinámico puedan capturar a unos negados Sioux que con flechas y lanzas asaltan camiones blindados.

La historia que vemos más interesante y mejor narrada es ¿De verdad soy Batman? (1957, Bill Finger / Sheldon Moldoff). Un buen día Batman despierta en una celda acolchada de un psiquiátrico, descubre que se encuentra encerrado porque se cree que es un héroe qué disfrazado de hombre murciélago combate al crimen. Un comienzo esperanzador para una historia con un desenlace que desinfla toda esperanza del lector.

los-archivos-negros

Por supuesto debíamos hablar de Batman conoce a Batmito (1959, Bill Finger / Sheldon Moldoff), personaje de la quinta dimensión que en busca de diversión solo lograra la frustración de Batman –la cuarta ilustración colgada en este post hace mención a esta historia-. Batmito puede que sea el personaje más decadente que haya pasado por las páginas de la serie regular, pero también es cierto que las reconstrucciones que se han hecho del personaje muchos años después haya podido dejarlo en un buen lugar.

En La criatura del arco iris (1960, Bill Finger / Sheldon Moldoff) el dúo de héroes se enfrentan ni más ni menos al propio arco iris, convertido en monstruo, historia de lo más surrealista.

los-archivos-negros

Por último destacamos dos historias. Por una parte aquella donde Batman hace de King Kong en La criatura murciélago (1964, anónimo / Sheldon Moldoff) en la que no es de extrañar que el guionista se negara a firmarla. Y Robin muere al amanecer (1963, Bill Finger / Sheldon Moldoff), en la ilustración cinco de este post podemos observar su muerte, para saber que sucede a continuación deberéis adquirir el volumen.

Debemos ser sinceros, esta etapa de Batman la compone un dibujo tosco, narraciones fallidos y guiones ridículos, una traición al personaje creado por Bill Finger y Bob Kane. Solo el interés por el amor a la historia del cómic debería ser el único interés para releer esta etapa.

Título: Batman: Los archivos negros
Autor: varios
Editorial: Planeta DeAgostini
Sello: DC
Elaboración: Rústica
Páginas: 146, color
PVP: 11.95
Fotos: Planeta DeAgostini

Imprimir este artículo

Tags: , ,

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top