Powers: Leyendas

powers, leyendas

En solo un breve espacio de tiempo Panini publica un nuevo volumen de Powers, dentro del mismo sello 100% Cult Comics. Teniendo en cuenta el elevado precio del anterior “Powers: Para Siempre”, y el presente que tampoco se queda corto, confiemos que el éxito de ventas del anterior sea la causa.

Brian Michael Bendis y Mike Avon Oeming siguen la acción donde se quedó, ello no obliga que el lector deba leer los anteriores volúmenes, estamos ante un nuevo arco argumental auto conclusivo, que da la información necesaria para que no se eche de menos lo que desconocemos.

Podemos ser aún más tajantes, aquel lector que no haya oído hablar jamás de Powers, puede comenzar a seguirlos a través de este nuevo arco, Leyendas, un buen punto donde subirse al tren de Powers sin necesidad de mirar atrás. Además abría que sumar que Leyendas es un paso más adelante, en lo que a calidad se refiere, con respecto a “Para siempre”.

Oeming sigue siendo fiel a su estilo gráfico con tendencias al cartoon, y dirigido a un público no infantil. En este arco argumental, la noche, las sombras y los colores grises predominan, la mezcolanza entre género de superhéroes y género negro, un antagonista que se encuentra algo más allá de la línea de la cordura o los prejuicios raciales de la protagonista, convierte a Leyendas en una historia más oscura.

Bendis nos plantea un mundo utópico, que a pesar de haber sido ya desarrollado en el universo Marvel, marca algunas diferencias.

Después de los acontecimientos que se narran en el anterior arco, las autoridades políticas llegan a un acuerdo, en primer lugar prohibir el uso de poderes y hacer un registro de poderes existentes y por consiguiente de aquellos que los ostentan.

powers

Aquí hacemos un paron para ver las diferencias que sucede con respecto al Universo Marvel, ¿y porque no?, también se hace el mismo planteamiento en Watchmen y en una película como Los Increíbles. En los tres universos se traduce con la desaparición la vida pública de los superhéroes, obligados a integrarse en la sociedad y comportarse como seres normales, algo que muchos de ellos no lo llevan bien.

El punto que marca las diferencias es en el registro, en una película infantil –pero inteligente- como Los Increíbles es un tema que dejan de lado, algo ocurre con Watchmen que da por hecho que el gobierno tiene ya catalogado a todos los tipos que se disfrazan con mascaras y mallas. Y en el Universo Marvel provoca toda clase de opiniones, hasta el punto de hacer paralelismos con un sistema de ideología nazi.

En Powers registrar a cualquier indivíduo es considerado un deber, de esa manera hay un control mejor que ayuda a las fuerzas de seguridad, que beneficia al ciudadano honesto y perjudica al deshonesto. Miremos como organizamos nuestra sociedad, ¿no estamos todos registrados?, la respuesta es afirmativa, y se nos registra con el único distintivo que nos diferencia del resto, nuestras huellas digitales. Con esta premisa, el distintivo de los Powers son los poderes, seria normal que se registrara a la persona con su poder de origen. Tener registrada a la población no debe ser considerado un acto fascista, a cualquier ciudadano se nos da un número de registro, se nos toma las huellas, se especifica nuestra raza y además debemos dejar que nos fotografíen, teniendo que renovar todos estos datos cada cierto tiempo. Que en nuestro DNI apareciera además los poderes que tuviéramos, sería un dato más –hoy día nos han obligado a registrar las tarjetas telefónicas- para ayudar a tener una sociedad mejor organizada.

powers

Powers, al contrario que el Universo Marvel, no se plantea la ética de tener registrado a los mutantes. Pero en Powers van más allá, implantes para potenciar poderes o técnicas para ser menos humano son moneda de uso común que complica el seguimiento de seres con poderes extraordinarios.

De nuevo seguimos las andanzas del –ex superhéroe Diamante- detective Christian Walker y su pareja laboral, la detective Deena Pilgrim. Porque por muchos registritos que haya no va a impedir la delincuencia, al igual que en el género humano, en el mutante los hay nobles y villanos, y uno de estos últimos no se le va a encoger el alma por utilizar sus poderes para servicio propio y delictivo.

Aquí entra otra discordancia entre los habitantes del Universo Powers, si un ser humano normal no puede enfrentarse a un mutante de poder 8, ¿no haría falta mutantes al servicio de las fuerzas de seguridad? La respuesta se hace compleja, si fuera afirmativa todo volvería a comenzar, villano y grupos de superhéroes haciendo de las suyas. Y en caso negativo, ¿Cómo se las arregla la policía para detener a un súper villano?

Todas estas reflexiones quedan perfiladas sutilmente en Powers: Leyendas, una obra inteligente, pero a su vez entretenida, no se trata de un cómic que vaya a pasar a la historia, pero dentro del mainstream destaca con luz propia.

Título: Powers: Leyendas
Autor: Bendis / Oeming
Editoria: Panini cómics
Sello: Colección 100% Cult Comics
Elaboración: Rústica con solapas
PVP: 19.95
Fotos: Derechos de Panini Cómics.

Imprimir este artículo

Tags: , , , ,

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top