Superman / Batman: Enemigos públicos

Superman Batman Enemigos publicos

Dos son los aspectos, que a primera vista, hacen apetecible este título. Uno primero es la participación de Jeph Loeb, que ha probado de sobra su calidad como autor de cómics. El segundo, la decisión de Warner de adaptar cinematográficamente esta historia, lo que quiere decir que algo tendrá, pero ello también podría ser contraproducente, la versión gráfica de La muerte de Superman no deja de ser un “perro ladrador poco mordedor” y su adaptación en animación acaricia la perfección, muy por encima de la mediocridad que nos trajo Bryan Singer, además de contar con un presupuesto mucho menor.

La adaptación cinematográfica corre a mano de Sam Liu, que tiene a su vez dos estrenos más: Hulk Vs. y Justice League: Crisis on Tow Earths. A pesar de que la competencia haya contratado los servicios de Liu –debemos decir que algo verán en él- lo cierto es que la última vez que se puso detrás de las cámaras para llevar a Batman a la televisión, logro una de las peores adaptaciones que se conoce.

Lo que íbamos diciendo, a pesar de esos aspectos, a lo que habría que sumar el buen cuidado que se ha puesto en la publicación, edición elaborada en cartoné, inclusión de las portadas originales y otras ilustraciones para la ocasión, los bocetos de los diseños de personajes y algunas viñetas alternativas, Superman / Batman: Enemigos públicos, se trata de una tontería tan grande como una casa, camuflada de una historia épica.

Vayamos por partes y comencemos poniendo en situación al lector de este post. A finales de la década de los noventa, la colección de Superman no estaba muy en boga –esta frase puede servir para todas las colecciones y en diferentes épocas, además recuerdo haberla utilizado con Daredevil y el Capitán América recientemente-, así que los editores con el objeto de rescatar la segunda serie estrella de la casa –la primera estamos todos de acuerdo de que se trata de Batman- contratan al equipo creativo Jeph Loeb –como sabemos escritor procedente del mundo audiovisual- y Ed McGuinnes –este menos conocido pero más curtido en un número mayor de colecciones, con un estilo cartoon que a mí me recuerda mucho al gráfico de Tim Sale– y les proponen crear una serie protagonizada por las dos estrellas/franquicias de DC/Warner. La cosa esta muy clara, se trata de que Superman se apoye en el éxito momentáneo que vive el muriciélago, a ver si de esa forma puede despegar el hombre de acero. Todos estos acontecimientos ocurren durante el año 2003.

Superman Batman Enemigos publicos

El tomo que edita ahora Planeta DeAgostini corresponde a los seis primeros números de la colección del nuevo dúo creativo, saga conclusiva que lleva como título Enemigos públicos.
Si lo anterior no gusta, lo normal es comenzar de nuevo”, eso lo tenía claro Loeb, de esa forma lo primero que hace es cambiar el registro de Lex Luthor, que como saben los seguidores acérrimos de Superman había logrado llegar a presidir la Casa Blanca. Luego allanaba el camino para la gran saga que iba acontecer, Crisis. Y por último introduce un nuevo Superman. Los cambios dieron su fruto, éxito, adaptación cinematográfica y la recuperación nuevamente de Superman.

Ya podemos centrarnos en esta saga conclusiva denominada Enemigos Públicos, que cumple una función introductoria de lo que va acontecer en el unverso DC.
Los autores comienzan en un prologo narrando paralelamente los orígenes de Superman y Batman, mientras que uno pierde a sus progenitores, el otro gana unos padres adoptivos. Cuando uno tiene una infancia feliz rodeado de la gente que le quiere, el otro es la soledad la que le acompañara durante su adolescencia. Y de esta forma comprendemos la luz que rodea a Superman y él porque son las sombras el recodo donde mejor se encuentra Batman.

Hasta ahora no ha pasado nada relevante, solo se trata de un arranque ya utilizado mil y una vez, pero que esta vez son composiciones subjetivas de los protagonistas las que marcan las composiciones de las viñetas.

Ahora comienza lo bueno. Tras los prolegómenos los autores nos meten de lleno en la acción. Metalo –aquel supervillano mitad hombre mitad máquina con un corazón hecho de Kriptonita- hace de las suyas y el Kriptoniano tiene que pararle los pies, después de muchas viñetas de los contrincantes dándose leches, el ciborg perdona la vida a Superman. Pero un par de páginas después Superman, esta vez acompañado por Batman comienzan a darse palos de nuevo, con un Metalo, que solo quiere matar a Superman.

Todo lo de Metalo viene a cuento porque, y con esto no voy a reventar la historia a nadie, resulta que Metalo antes de convertirse en ciborg y cuando solo era un delincuente de poca monta fue el hombre que asesino a los padres de Bruce Wayne.

Superman Batman Enemigos publicos

Además de la subtrama, ultra artificial que nos ha metido en la acción, paralelamente un meteorito de Kriptonita se acerca a la Tierra y la humanidad corre peligro. Lex Luthor en un discurso que da a la humanidad, procede con una homilía que da por sentado que el único culpable de este hecho es Superman, declarándole un proscrito. Sin ton ni son, todos los supervillanos y héroes del universo DC, tales como Silver bañes, Mr. Frío, Icicle, Killer Frost, Mongul, Solomo Gruñid, Lady Shiva, Nightshade, Green Lantern, Relámpago Negro, Katana, Starfiere, Power Girl, Shazam, Captian Atomo… y otros más que ahora no recuerdo, se unen para llevar ante la justicia al hombre de acero, algunos por la recompensa, otros por ética. A partir de aquí, nos esperan páginas y páginas de los héroes dándose de hostias, Superman solo tendrá como amigo a Batman que sigue confiando en el hombre de acero.

Loeb introduce una nueva variante en la trama, el dúo, ahora enemigos públicos de la humanidad reciben la visita de un Superman que procede del futuro, que llega con el objeto de matarse a si mismo, para impedir una acción de su “yo” pasado que será la causante de la desaparición de la humanidad. Después de varias viñetas dándose de puñetazos logran que regrese a su tiempo.

Y la última subtrama que completa la miscelánea de historias de esta saga la protagoniza también Lex Luthor. Resulta que se inyecta Kriptonita y gracias a eso ve aumentado su masa corporal hasta el punto de poder dar leñazos tan fuertes como los de su rival, además de eso se complementa con un súper traje que le hace casi invencible. La gran pelea entre Luthor y Superman esta por llegar, y ambos están en las mismas condiciones.

No es complicado advertir la gran cantidad de agujeros argumentales que compone la trama de Enemigos Públicos, lo que comienza como algo interesante, la llegada de un superman del futuro, para impedir acontecimientos fatales que ocurrirán en años venideros, concluye con una serie de tonterías que no hay por donde cogerlas, un Metalo que perdona la vida a Superman para después obsesionarse con quitársela, y eso sin contar de que es el asesino de los Wayne. Un Luthor que predica la culpabilidad de Superman, y no solo toda la humanidad ven convincentes los argumentos, sino que todos los héroes del universo DC siguen los consejos de un villano para acabar con la vida del que fuera amigo suyo. Luego detalles como el cohete utilizado para destruir el meteorito, una “Manzinguer” mitad Superman mitad Batman, que recuerda a lo peor de las historias de Batman de comienzos de la década de los sesenta, aquellos comics “pop” que alentados por la censura y conservadurismo social convirtieron a los superhéroes en meros personajes de Barrio Sésamo.

McGunees elabora un buen dibujo cartoon, pero toda la narrativa esta al servicio de un efectismo artificial del que se abusa constantemente en las peleas, grandes viñetas con mogollón de tipo en mallas dándose puñetazos en el cielo. Peleas y más peleas, salimos de una para entrar en otra. Y cuando descubrimos que nuestros héroes las van ganando todas, pues llega un momento que es suficiente leer la primera viñeta de la pelea y la última, para ver si de esa forma avanzamos en la trama, pero no hay forma, después de la última nos espera otra primera viñeta con una nueva pelea.
Si os cuento que al final de Enemigos Públicos Superman vence a los malos, no creo que os este reventando la historia.

Título: Superman/Batman: Enemigos públicos.
Autores: Jeph Loeb / Ed McGuinness
Editoria: Planeta DeAgostini
Sello: DC
Elaboración: Cartoné
PVP:15.95

Fotos: Planeta DeAgostini

Imprimir este artículo

Tags: , , , ,

1 comentario

Comments RSS

  1. FABRICIO dice:

    ey Tio a mi me encanto ese comic!!!!me parecio la locura mas grande psicodelica y divertida de Superman/Batman. Encima para rematar me diste ese dato de que llamarón a uno de los grandes del grupo creativo de Batman para ayudar a las ventas de Superman. Con eso tío, me alegraste el día.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top