Origen de El Coyote

Origen El Coyote

Para conocer el origen de El Coyote, personaje popular e inmortal de las letras y la viñeta española, debemos remontarnos a un mes de otoño del año 1943 cuando en la colección novelas del oeste de la editorial El Molino debuta nuestra personaje de la mano de un autor que firmaba como Carter Mulford. Sería el primer título de una serie de novelas que luego seguiría editando German Plaza desde 1944 hasta 1953.

No hace falta señalar que Carter Mulford no es otro sino el propio José Mallorquí pues como también sucede hoy día lo foráneo atrae más al lector, solo basta advertir que un mal cómic norteamericano vende mucho más que una buena obra española.

En estos primeros trazos de Mallorqui, bien escritos y narrados, relata la lucha indígena contra los yankis usurpadores de las tierras californianas, pugnas ocurridas a mediados del siglo XIX, después de la guerra entre México y los Estados Unidos de América.

Los argumentos toman partida por los nativos, defendiendo sus costumbres y sus raíces hispanas, contra toda clase de injusticia. En este ambiente aparece El Coyote, ataviado con traje californiano y sombrero de charro mexicano, y reducido antifaz como símbolo de la rebeldía de un pueblo oprimido.

Inmediatamente de su debut el éxito es exorbitante, en una sociedad de los cincuenta que vanagloriaba, en sueños y en la intimidad, a un héroe con el único fin de combatir toda clase de totalitarismos.

Para muchos El Zorro de Johnston McCulley es la referencia principal de Mallorqui. Ambos personajes se esconden detrás de un antifaz mientras fingen un carácter galán en público, pero el primero de ellos defiende California del opresor español y el segundo hace su defensa durante la ocupación norteamericana. Pero si echamos una ojeada atrás en el tiempo, descubriremos que el bandido que toma causa por los oprimidos y que se esconde tras una identidad falsa no esta patentado ni por McCulley ni por Mallorquí.

El éxito de El coyote y su popularidad entre los lectores no fue fruto solo de unos años, las diferentes reediciones que se han realizado toma buena nota de una obra que ha fascinado a varias generaciones, el enmascarado ha pasado por Ediciones Cid, Bruguera, Favencia, Forúm y hasta hace unos cuatros años los derechos están a en propiedad de Planeta DeAgostini. Pocos personajes, dentro y fuera de nuestras fronteras, nacidos en la década de los cuarenta pueden decir que continúan siendo populares en pleno siglo XXI.

Página interior El Coyote

Es en 1947 cuando sale a la luz la Revista Coyote donde el enmascarado verá sus aventuras adaptadas a la viñeta, al inicio son las primeras novelas de Marllorquí que se llevan tal cual a las universo tebeístico, con el tiempo serán historias inéditas que completarán las narraciones del autor, dirigidas en todo momento a un lector adulto.

Francisco Batet es el padre gráfico de El Coyote, el paso por la colección de otros dibujantes no ha podido alterar la imagen del personaje que hoy día se nos ha quedado grabada en la retina. Batet ilustra la California de mediados de siglo con todo lujo de detalles, mucho dinamismo en las escenas de acción e ilustraciones de tendencia realista.

Con la marcha de Batet allá por 1954 los cómics de El Coyote verían descender su calidad. El autor abandonaría España para buscarse la vida en Francia hostigado por el comportamiento de la censura.

A día de hoy al leer nuevamente la obra de El Coyote encontramos que el tiempo ha hecho estragos, los argumentos y formulas repetitivas podría echar hacia atrás a un lector no avezado en la lectura de los clásicos, pero la herencia de Batet es todo un festín para cualquier amante del cómic.

Foto vía: Agualarga Editores, S. L.

Imprimir este artículo

Tags: , , ,

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top