The Yellow Kid, el origen del cómic moderno

Yellow Kid

Mi abuelo leyó cómics, mi padre también y después fue mi turno. Sí, yo he visto mucha más televisión, es cierto, pero siempre me han gustado los cómics y no pienso abandonarlos. ¿Pero cuáles son los orígenes de este arte moderno? Bien, podemos ubicarlos a fines del siglo XIX y saber que van de la mano del desarrollo del periodismo.

Es en Estados Unidos, a fines de 1893, cuando aparece el primer suplemento cómico a color en un diario que pertenece al famoso Joseph Pulitzer. El suplemento era dibujado por Richard Outcault y se llamaba Hongan’s Alley, y en él un personaje se llevaba toda la atención: era un chico de origen chino y calvo que vestía siempre un a camisa amarilla con un texto que variaba todos los días.

Cuando Outcault es contratado por Hearst, la competencia de Pulitzer, se lleva consigo este personaje (conflicto legal mediante), y le da su propia serie llamada “ The Yewllow Kid“, dando nacimiento al cómic moderno y a sus características actuales: continuidad, los globos de las viñetas y las imágenes en secuencia. Es a este sujeto a quien le debemos los grandes convencionalismos del lenguaje del cómic: la metáfora visualizada (estrellas sobre la cabeza de alguien que acaba de golpearse la cabeza) o el dibujo de líneas cinéticas que marcan la dirección o el movimiento del personaje.

The Yellow Kid duró casi lo que duró la guerra entre España y Estados Unidos por el intento de independencia de Cuba. Duró el tiempo suficiente para darle nombre propio a un tipo de periodismo que bien conocemos nosotros hoy en día, el periodismo amarillo ,y sirvió para configurar en forma definitiva el lenguaje de los cómics tal y cómo lo conocemos hoy. Con el tiempo este nuevo medio de expresión recorrería el mundo, llegaría a todos los periódicos e incluso a Japón, donde se le daría otra vuelta de tuerca por demás interesante.

Outcault es al cómic estadounidense y mundial lo que Osamu Tezuka al cómic japonés y sin este niño chino (vaya vueltas del destino, hoy los cómics orientales revientan los mercados), lo cierto es que ni siquiera existiría este blog.

ykid

Imprimir este artículo

Tags:

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top