Marmalade Boy, la familia crece

Este artículo va dirigido a todo tipo de públicos. A aquellos duchos en manga y a los que lo tienen todo manga por hombro y nunca han cogido un cómic. Básicamente porque la serie de la que os voy a hablar es muy conocida, fácil de conseguir, y engancha como un clavo suelto.

Si os digo que el título es Marmalade Boy, a muchos no os dirá nada. Pero si especifico que su versión televisiva española se llamó La Familia Crece, seguramente la mayoría recuerden esas tardes que se pasaron pegados a la pantalla del televisor, deseando que se terminara el Chavo del Ocho, a eso de las seis de la tarde, para saber cómo continuaba la serie.

Corren rumores de que la adaptación libre del título de esta obra tuvo mucho que ver con la asociación mental que en España hacemos con “El chico de la mermelada”. Queriendo dejar a Ricky Martin apartado de este asunto, la opción tomada pierde su gracia original, al no eludir a la subida de glucosa que produce el visionado, tanto en imagen real como en papel, de esta edulcorada historia.

Se trata de un hilo argumental manido hasta la saciedad. Chico conoce chica, chica se fija en chico, chico ignora a chica pero es porque en realidad le gusta, blablabla. Antes de que huyáis creyendo que se trata de un culebrón más, añadiré: ¿Y si resulta que ambos viven bajo el mismo techo, porque los progenitores han decidido hacer un intercambio de parejas y convivir en paz y armonía al más puro estilo comuna hippy? ¿Y si además comento que la serie fue cancelada, censurada y recortada en muchos lugares, como en nuestra vecina Italia? Quizá las aventuras de Miki Koishikawa y Yuu Matsura llamen un poco más vuestra atención.

Todo esto, mezclado con algún que otro secundario inolvidable, con historias de amor paralelas para todos los gustos, con una mezcolanza de personajes para que cualquiera de nosotros pueda sentirse identificado, agitado a nuestro gusto pero a disgusto de las asociaciones de padres que trataron de prohibirla y servido en varios formatos a elegir (tomo, cómic-book, ediciones especiales…) hacen de la creación que Wataru Yoshizumi empezó a publicar en el 92 una serie inmortal. Esta autora, aunque especialista en manga shojo, nunca ha tenido un éxito tan sin precedentes como Marmalade Boy.

La versión impresa consta de 8 tomos o 23 cómic-books, como decía, fáciles de conseguir y no sólo en tiendas especializadas. Para los que prefieran la versión animada, decirles que son 76 capítulos más varias películas, tanto de dibujos como de imagen real (aunque ésa cueste un poco más encontrarla). ¿De verdad aún no os habéis decidido?

Ficha técnica de Marmalade Boy

  • Editorial: Planeta de Agostini Cómics
  • Guión y dibujos: Wataru Yoshizumi
  • Formatos: Tomo, cómic-book
  • Precio: 8€ (tomo), 2.10€ (cómic book) Aprox.
  • Páginas: 150 (tomo), 50 (cómic book) Aprox.

Imprimir este artículo

Tags: ,

1 comentario

Comments RSS

  1. Ari dice:

    Me gustaría saber donde puedo adquirir la serie televisada en español, me encantó cuando la ví de pequeña y siempre he querido conseguirla pero no la encuentro en ningún sitio sino es en inglés o japonés. Agradecería mucho que pudieras ayudarme.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top