Jimmy Olsen y sus poderes

 jimmy Olsen

Estamos llegando a un punto que hasta va a resultar que yo tengo poderes. El mundo de los cómics se ha vuelto ya un auténtico maremagnum de héroes, villanos y poderes repartidos a diestro y siniestro, como si todos se estuvieran reproduciendo y multiplicando. Que venga Raid, porque la verdad, si ver a Mary Jane con poderes (se supone ya que aún no se sabe, pero que me huelo que va a tenerlos), ver también a Jimmy Olsen, el alelado fotógrafo que siempre iba con Supermán, me parece ya rizar el rizo.

James Bartholomew Olsen apareció por primera vez en la miniserie Man of Steel nº 2, como amigo de Clark Kent y de Lois Lane, quien le convencieron para que tomara fotos en el Daily Planet. Su trayectoria ha estado marcada por los altibajos en su carácter y por un tratamiento del personaje bastante inestable. Poco a poco se convirtió en un muchacho orgulloso y muy ambicioso, que siempre pretendía conseguir y hacer los mejores reportajes fotográficos, aunque para ello tuviera que pasar por encima incluso de sus amigos. Tanto fue así que a punto estuvo en un cápítulo de desvelar quién era el auténtico Supermán.

Precisamente esa ambición es la que le ha hecho estar en gran parte de las aventuras de Supermán en un primer plano, incluso arriesgandopara ello su propia vida. En cierta ocasión, Jimmy Olsen obtuvo poderes elásticos en un enfrentamiento con el Erradicador. Sin embargo, aquéllo le duró poco tiempo, y volvió a ser aquel jimmy Olsen, siempre metido en todos los fregados dispuesto a investigar y ofrecer la mejor fotografía.

 Man of Steel 2

En Cuenta Atrás a Crisis Final, Jimmy Olsen tiene un papel principal, al menos en sus dos primeros números. Y es que algo vuelve a estar mal en él tal y como descubrió durante su visita al Jóker en el Hospital Psiquiátrico de Arkham.

Lo dicho, a mí, particularmente, ésto ya me parece querer dar poderes a todos los secundarios que históricamente han estado en los cómics de Superman o Spiderman entre otros por no saber llamar la atención de otro modo…

Imprimir este artículo

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top