Suehiro Maruo, mangaka de culto erotico

Suehiro Maruo es un dibujante y guionista japonés de manga. Nació en una familia pobre en 1956, situación que se ve reflejada muy bien en los protagonistas de sus propios cómics. Empezó a dibujar en clase y fue expulsado muchísimas veces. También estuvo un tiempo en la cárcel, pues fue carterista ocasional, y robaba álbumes de Pink Floyd y Carlos Santana en las tiendas de discos.

002.jpg

Cuando tenía 18 años se presentó en las oficinas de la Shonen Jump, una revista japonesa de cómics dirigida a un público adolescente masculino. Ahí, sus historias fantásticas y a la vez macabras no gustaron mucho, ya que en la época vendían más los cómics inocentes tipo Dragon Ball (aunque hay violencia, cosa casi imprescindible en un manga, es un cómic muy inocentón en comparación con los de Maruo).

Así que empezó en serio en una editorial de cómics para adultos, (en Japón venden manga para todos los públicos, desde adolescentes reprimidos hasta amas de casa o hombres de negocios), y a partir de entonces dejó de ser encasillado como mangaka pornográfico para pasar a un mangaka de culto erótico.

tgirl1.jpg

Normalmente escribe historias cortas que combinan el terror con el horror escatológico y el amor, normalmente usando temas como el incesto, la prostitución, elementos desagradables como heces y fetos, rematando con personajes tullidos, deformes o enfermos.

Aunque a primera vista parezca algo horrible, son cómics llenos de significados que rompen los tabúes a los que los japoneses se han acostumbrado, y que a la vez despierta una morbosa curiosidad. Se trata de un estilo que han denominado Muzan-e, una versión moderna y contemporánea del estilo de ilustraciones Ukiyo-e que se usaba para representar los barrios de prostitutas en el japón del s.XIX.

naked-city-2.jpg

Personalmente recomiendo todos sus cómics, uno de los que más me han gustado ha sido Lunatic Lovers y Midori, la niña de las camelias. En fin, recomendados, pero no para todos los públicos.

Imprimir este artículo

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top