El comienzo de Spiderman, el Hombre Araña

Si hay un cómic por excelencia que podamos recordar de pequeño, al menos yo, ese es el de Spiderman, el Hombre Araña. Mientras los otros siempre aparecían batallando contra el Mal en grupo, como Los Vengadores, como los X-Men o Los 4 Fantásticos, Spiderman siempre se enfrentaba en solitario a los villanos, fuera éste el Duende Verde, el Hombre de Arena, el Doctor Octopus o el Lagarto, sus rivales más encarnizados.

Spiderman 

Spiderman, desde su aparición en aquel número 15 de la revista Amazing Fantasy, en el año 1962, marcó una época y cambió el rumbo de lo que habían de ser los superhéroes del futuro: más humanos, más cercanos a la gente de la calle, con sus debilidades y sus problemas personales. Quizás fuera eso lo que nos enganchó más a él. Spiderman no era sólo Peter Parker. Eran tía May y tío Ben, era Mary Joe, era Gwen… A veces hasta sufríamos cuando no era capaz de declararle a Mary Joe su amor por el temor a ponerla en peligro.

Desde el momento en que el Hombre Araña, o mejor dicho, su alter ego, Peter Parker, se nos mostró como un chico con los problemas propios de su edad, aquella imágen trasnochada de los antiguos superhéroes quedó desfasada. Se rompió con la imagen de quienes buscan tras la máscara redimir sus pecados y mostrarse como la única ley capaz de castigar a los malos.

Antes de Spiderman los superhéroes eran castigadores del crimen; después de Spiderman, estaban en la ciudad para ayudar a las fuerzas de la ley.

Amazing Fantasy 15 Spiderman 

Amazing Fantasy 15

Fue como llevar el romanticismo al cómic. Como plasmar en dibujos la vida real pero sin perder un ápice del corazón de cualquier cómic de superhéroe donde siempre habá un malo supermalo al que había que derrotar. Los cómics ganaron con él en riqueza sentimental, dejando a un lado tanto americanismo como tenían personajes como Supermán o el Capitán América.

Curiosamente, la boda de Peter Parker y Mary Joe Watson, su novia de toda la vida fue para sus creadores una fuente de problemas que no sabían como solucionar, hasta que en este mes, en el último número, decidieron divorciarlos, y con el divorcio de Spiderman llegó el escándalo pues sus seguidores más acérrimos se mostraron descontentos con la ruptura que había sufrido el hilo argumental de este superhéroe de toda la vida.

Fue Stan Lee su creador, como de tantos otros grandes héroes de Marvel, pero en esta ocasión contó con los dibujos de Steve Ditko. Sin embargo, a Spiderman lo dibujaron y le hiceron guión otros muchos, como Claremon, John Romita o McFarlane.

Y, como otros, también dio el salto a la pantalla de cine, con desigual éxito en cada una de sus películas.

Sea como sea, Spiderman quizás sea el precursor del tirón de los cómics en los años 60. A él le debemos mucho de la historia del cómic.

Imprimir este artículo

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top