Creadores, Jim Valentino

Hay gente que nace con estrella y otros que nacen estrellados, es un refrán que me suelen recordar muchas veces pero la verdad es que se cumple en bastantes ocasiones. Hay gente que se lo curra de forma desaforada durante años y los resultados que obtiene son mínimos en relación al sacrificio y el trabajo hecho. Y en cambio hay gente que nace con la famosa flor en el culo y tiene esa dosis de suerte tan necesaria para estar en el lugar adecuado en el momento justo. En este último grupo estaría mi “buen amigo” Liefeld pero no voy a hablar de él que sino esto se va a convertir en un pim pam pum contra el californiano. Voy a hablar de un veterano que ha hecho bastante por el mundo del cómic y siempre ha estado a la sombra. Voy a hablar de Jim Valentino.

Jim Valentino

Valentino es un autor completo que escribe y dibuja, nació en el famoso barrio de El Bronx en el año 52 con lo cuál no es ningún jovencito y lleva en la industria del cómic desde hace bastante tiempo. Sus primeras incursiones en este mundo datan del año 70, donde empezó haciendo pequeños cómics de carácter autobiográfico. En los 80 presenta en sociedad Normalman que en principio era una miniserie de 13 números, pero que tuvo que publicarse en dos editoriales, la primera era Aardvark-Vanaheim (la misma que publica esa obra maestra que es Cerebus) y sólo llego hasta el número ocho, así que el resto lo publicó Renegade Press. En esa misma década llega el pelotazo padre con los Guardianes de la Galaxia para Marvel. Su estilo era bastante espectacular para esa época pero el caso es que se ha quedado bastante desfasado y poco evolucionado con el irremediable paso del tiempo.

A pesar de ello, fue uno de los que fundaron Image cuando la fuga de talentos (aquí habría que mirar con lupa eso de talentos pero bueno) en el 92, junto con otros ya mencionados como Jim Lee, Silvestri, Liefeld, Erik Larsen o McFarlane. En Image creo la linea Shadowline, y dentro de ella la serie ShadowHawk que escribía y dibujaba. La serie no tuvo la repercusión que el resto de las colecciones de Image pero la verdad es que es lo mejor que ha hecho Valentino para mi gusto, no ya por el dibujo que sigue sin gustarme demasiado, sino por la historia en sí de un personaje que crece en Harlem y acaba muriendo de SIDA. Alterna esa colección con A Touch of Silver, una novela gráfica en blanco y negro con tintes realistas sobre un joven aficionado al mundo del cómic en los años 60.

ShadowHawk

Dentro de las muchas cosas buenas que ha hecho Valentino, una de ellas es descubrir nuevos talentos como David Mack o el genial Brian Michael Bendis. Hace poco que ha vuelto a reactivar la línea Shadowline, donde esta publicando más historias de un nuevo ShadowHawk (algunas dibujadas por el español Carlos Rodríguez), más historias de Normalman y una nueva serie autobiográfica llamada Drawing From Life.

Además es uno de los impulsores de la Hero Initiative, una especie de ONG para aquellos autores de cómic en problemas. En fin, estamos ante un tipo con principios y que se arriesga en las historias que escribe, si bien su estilo no me ha gustado nunca, eso no puede quitarle el mérito que tiene y cómo se lo ha trabajado durante todos estos años.

 

Imprimir este artículo

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top