Los 4 Fantasticos, el comienzo

El año 1961 fue quizás uno de los más importantes en la historia del cómic. Hacía algún tiempo que héroes como Supermán y Batman andaban, o mejor dicho, volaban, por el universo animado. DC Cómics, que por aquel entonces se llamaba National Cómics, era la poseedora de los derechos de aquellos dos míticos superhéroes. Marvel era una editorial que había empezado no hacía mucho.

Los 4 Fantasticos Numero 1

En aquel año de 1961, la Liga de la Justicia de América estaba triunfando en todos los kioscos. Aquella reunión de grandes superhéroes clásicos de la DC Cómics estaba causando furor, y Marvel no quería quedarse atrás. Stan Lee y Jack Kirby eran sus cerebros, así que se pusieron manos al lápiz, dispuestos a entablar una dura lucha con la DC.

Y así, del cerebro de aquellos dos geniales artistas nacieron Los 4 Fantásticos… o mejor dicho, Los Fabulosos Cuatro, porque así desearon llamarlos. Sin embargo, en última instancia, Martin Goodman, directivo editor de la Marvel, decidió cambiarles el nombre y dejárselo en Los 4 Fantásticos.

Los grandes de la Marvel aún ni siquiera eran bocetos de lo que le supondría un gran éxito posterior. Ni Spiderman, ni Hulk, ni los X-Men, habían visto aún la luz. Así que Los 4 fantásticos no sólo hubieron de luchar contra sus enemigos siderales, sino también contra los héroes de la Liga de la Justicia.

Desde un primer momento Los 4 Fantásticos comenzaron a cobrarse adeptos. Ellos no se escondían detrás de su doble personalidad. Habían sufrido un accidente en el espacio con unas radiaciones cósmicas y habían visto cómo sus cuerpos se transformaron. Reed Richards se estiraba; su novia Susan Storm podía volverse invisible y además manejar campos de fuerza; todos se asombraron cuando por primera vez, Johnny Storm, hermano de la anterior se convertía en La Antorcha Humana, y Ben Grimm, el pobre Ben, se transformó en un horrible mutante por nombre La Cosa. Pero ninguno de ellos quiso ocultarse al mundo. Eran seres de la Tierra, y no se avergonzaban de su accidente. el mundo habría de conocerlos tal y cual eran.

Eso los hizo mucho más cercanos que Superman y Batman. Además, con los 4 Fantásticos empezamos a vivir en cómics sus vidas familiares, sus penas, sus alegrías y… sus amoríos, porque al poco de empezar la serie, Mr. Fantástico y La Chica Invisible se casaron ¡ e incluso tuvieron un hijo !

Sus luchas también eran distintas porque mientras los clásicos héores se limitaban a luchar contra el mal en la Tierra, los 4 Fantásticos habían de enfrentarse a seres sobrenaturales llegados de todos los lados del Universo. Sus enfrentamientos con Galactus, o la aparición de Silver Surfer fueron apoteósicas.

Aquellos seres tan americanos, tan cercanos, tan queridos por todos, habían abierto las puertas a una nueva saga de superhéroes que estaban por llegar, y al mundo había salido Marvel… una nueva cultura; una nueva creación.

Imprimir este artículo

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top